ESO QUERIAS, ESO TIENES

EPISODIO III

25 DE SEPTIEMBRE DE 2018

Dicen que los niños siempre dicen la verdad y creo que Trump, en sus niñerías prepotentes, acaba de decir una verdad verdadera. No nos quieren como parte de la gran corporación norteamericana. Las razones son una porquería. Por culpa de Carmen Yulin. ¡Wow! ¿En serio? Esa es la razón más estúpida del mundo. Quizás la segunda parte es más creíble. Porque hay políticos de mi**da. Eso si es correcto. Porque el gobierno local está esperando que, según él, que ellos le arreglen los problemas que tenían desde antes del huracán.

Vamos a ver esto desde una justa perspectiva. Actualmente, por más limitado mental que este el presidente, es el presidente. Y representa a la metrópolis. Representa al mando supremo de la colonia. Eso es un hecho. Uno de los puntos interesantes que dicen los defensores acá es que quien da la estadidad es el Congreso. Pero ¿no creen que ellos piensan lo mismo? La única diferencia es que Trump lo dice y ellos no. Trump no es políticamente correcto y ellos sí. Trump no esta en elecciones este noviembre y ellos sí.

Mi teoría siempre ha sido que, en nuestra situación actual, no somos atractivos para ellos para darnos la estadidad. Trump dice que ni lo pensemos porque aquí los políticos son corruptos. Hay parte de verdad en eso, pero eso no es lo importante. Tampoco es importante que diga que con políticos como Yulin JAMAS nos van a dar la estadidad. Aunque vamos a ser francos, la señora alcaldesa puede ser política, pero no es administradora. En cuestiones de ver como se maneja la cosa pública, es un cero a la izquierda. Si Trump lo dice por eso, le tengo que dar toda la razón. Pero, como lo dice por cuestiones políticas, pues entonces no.

Mientras nos sigan vendiendo la estadidad del mantengo, a ellos no le va a interesar darla. Después de todo, como nos tienen ellos están bien. Nos quitan para dar par de migajas, que consideramos que son suficientes. También, las migajas las toman la gente que sólo ve en su futuro vivir de lo que le den. No tenemos una estructura de trabajo, de producción y realzar el orgullo propio de ganarnos las cosas por nosotros mismos. Para los que trabajamos, dentro de ese sistema, somos los que nos fastidiamos. Pagamos las contribuciones de los adinerados y pagamos los servicios de los necesitados. Gracias por nada.

Uno de los problemas grandes es que no nos damos a respetar. Mientras más boquiabajo seamos, más lejos está la estadidad. El “I’m sorry” de Eleuterio Quiñones ha sido perjudicial para las aspiraciones del clan estadista. Si se quiere ser parte de la nación norteamericana, hay que pararse de frente con voz fuerte (bajo nuestras circunstancias, es difícil) y firme, y reclamar con palabra y con acciones que somos igual que ellos y que nos merecemos estar a su mismo nivel de representación. ¡Alábalo que vive!

Pero ahora, nuestros amigos se están recostando de que Trump dijo lo que dijo por culpa de Carmen Yulin. ¡Wow! En realidad, si piensan eso, su justificación es patética. Creo que su análisis de la situación actual esta en niveles mega subterráneos. Queda demostrado que no hay (cerebro) donde nunca hubo.

Un consejo, para lograr lo que queramos lograr, hay que hacernos valer como pueblo. Si hacemos eso, estoy seguro de que, si eso se hace, vamos a llegar a unos resultados que obviamente van a ser muy distintos a lo que estamos actualmente. ¿Qué puede ser que se vaya a la izquierda o a la derecha? Quien sabe. El detalle es que, como quiera, al final del camino, quienes van a decidir a donde movernos no somos nosotros. O nos aguantan o nos sueltan. Hay una forma de que, si lo decidamos desde acá, pero eso no va a ocurrir, al menos en un futuro cercano.

Ahora mismo una cosa es segura. Trump no nos quiere. Ya sea que por cuestiones políticas o porque así lo crea. El problema es que la mayoría en la democracia americana lo apoya. El problema es que mientras más loqueras haga, más apoyo recibe. El problema es que mientras su economía mejore, más apoyo va a recibir de los que lo eligieron, y quien sabe, de los que no votaron originalmente por él. Sólo hay una vía de escape. Que lo residencien de la presidencia y quizás, sólo quizás, puede venir otro hipócrita a decir que todo esta bien y que nos quieren como un padre quiere a un hijo.

Quien sabe. Eso queríamos, eso tenemos.

Buenas tardes.