Episodio CLVI – Cuando pasas de limpia baños a millonario

10 DE ABRIL DE 2019

Introducción

Hay una canción que cantó el gran Cheo Feliciano, que decía; “De cualquier malla, sale un ratón, oye, de cualquier malla”.  Hay gente, que mientras más estatus social tiene, más pillo es.  Ahora me perdonan par de mis lectores, pero en este país, muchos de los que tienen dinero es que han trampeado en su vida.  Quitando los que si trabajaron y cumplen con sus obligaciones y responsabilidades (quizás son pocos, pero me late que no es así), pues el resto o trabajó en un principio, pero el gusanito de la avaricia los arropó o no han hecho tres carajos en la vida.  Pero como son personas “prominentes y talentosos”, las oportunidades de hacer billetes le caen del cielo.  Dice un viejo dicho “billete llama billete”.  Por eso estamos como estamos.

Eso es lo que quieren, por eso es que nos vamos a fastidiar.

La justicia fallida

Vivo en un país donde el pillo y el corrupto tienen unos privilegios brutales.  Aunque dicen que somos un país de ley y orden, todos los días, todos los días, TODOS LOS DIAS hay alguien que va a un tribunal y se pasa la justicia por donde no le llega el sol.  Por eso, nuestro sistema de justicia es tuerto.  Impone su misericordiosa mano a quienes tienen la influencia y el acceso a la misma.  Por eso estamos como estamos.

En el sistema gubernamental es la misma cosa.  Para los que ya tenemos par de años volvemos a recordar lo mismo que pasó par de décadas atrás.  Volvimos a la época del “no recuerdo”, “no sé nada”, “tráiganme las pruebas”.  Se roban nuestro vivir, el de nuestros hijos, de nuestros nietos, tataranietos y se ve como cosa de todos los días.  Al eso pasar, nadie hace nada o nadie dice nada.  Lo peor es que eso se transmitió a nuestro diario vivir.  Hay que orar.

Y orando por el perdón deben estar los padres del colegio donde la madre de la presidenta de la clase graduanda del 2019 les robó un poquito más de $71,000.  Señores, hay que tener mucha fuerza de cara para robarle a la clase donde tu hija es presidenta.  Si la chica no sabía nada, debe tener una vergüenza bestial.  Es más, si la chica no sabía nada, debe haberse salido del colegio porque no hay forma de estar en frente a sus compañeros.  Si todavía esta, me imagino el mensaje de la presidenta en la graduación.

Pero si lo sabía y era cómplice de este chanchullo, entonces debería caer presa, aunque sea menor.  Si lo sabía, entonces es la niña símbolo de lo que va a hacer nuestra próxima generación, donde el truco y la falta de respeto al prójimo va a ser la regla.  La nueva religión de como se hacen las cosas.  Lo más bello de todo es que el esquema se desarrolló en un colegio religioso católico.

Ya sé, me van a decir que eso no tiene nada que ver.  Es más, me van a decir lo que siempre yo digo; “una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa”.  Pero es que la doña es una joyita.  Tiene un historial bestial.  Es una pilla profesional.  Su hija debe estar super orgullosa de tener una madre como ella.  Madre sólo hay una.  Y cuando tiene unas facultades bestiales, pues entonces, se deben utilizar para el beneficio de ella y quienes los rodean.

Según investigaciones publicadas, la señora ya había sido acusada de un fraude contra una compañía de distribución de gasolina por par de millones de dólares.  Después fue el asuntito de la clase graduanda y aquí hago un detente para explicar el esquema.  Ella no tenia que ver nada con la cuenta de banco de la clase graduanda.  Ella no podía firmar en esa cuenta.  Hasta ahora eso esta perfecto.  Pero cuando te poner creativa y te pones a falsificar las firmas de las tres personas que podían firmar, pues entonces eres una generala.

¿Cuál era el propósito además de dar la percepción de un estatus social?  ¿Es una pilla patológica?  Puede ser.  ¿Pensaba que no la iban a agarrar?  Quizás, como es la justicia, pues quizás internalizó demasiado esa posibilidad.  Lo peor de todo es que no se quedó con los chavitos de la clase, también en enero alquiló un carro y no lo ha pagado y no lo devolvió.  Un modelo para la sociedad en que vivimos.

Con este historial usted que le lee pensará que cuando la llevaron al tribunal le impusieron una fianza tan brutal que el sistema la sacó de la libre comunidad hasta la fecha del juicio.  Sería lo más lógico.  Pero no.  Eso pasaría en nuestro mundo utópico.  Pero en nuestro mundo real, el magistrado le asignó una multa de $117,000, que para colmo fue diferida y pagada por la desgraciada oficina de antelación a juicio.  Lo que quiere decir que, al sistema le encanta que los criminales (con billetes, obvio), estén en la calle.  Si no me creen, existe el Capitolio.

Pues eso queremos, eso tenemos.

Si te gusta este escrito, puedes darle “LIKE” en uno de los botones de abajo.  Te puedes suscribir a ambas páginas, en Facebook Eso Querías, Eso Tienes y en WordPress, donde tienes que registrarte con tu correo electrónico.  Le puedes indicar a tus amigos y conocidos sobre la página www.esoqueriasesotienes.com.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.