Episodio CCL (250) – Crónicas de Dorian (Parte II)

4 de septiembre de 2019

Introducción

Episodio 250.  Han pasado tantas cosas en los pasados once meses y par de días, que he tenido material para publicar casi todos los días.  Y los días que no he publicado, es por falta de tiempo, no por falta de acontecimientos bestiales que ocurren en este país.  Ya veo porque a los que se dedican a hacer sátira política podían hacer un programa semanal.  Si con las cosas que pasan en este país y las cosas que hacen los políticos en este país, podemos hacer libretos para cualquier serie de Netflix.  “House of Cards” se queda chiquita en comparación de lo que aquí ocurre.

Eso querían, eso tienen.

La “brillantez” de Trump

Cada pueblo tiene los gobernantes que se merecen.  Siempre lo he dicho.  En momentos de crisis es cuando en realidad se conoce los valores de nuestros servidores públicos y gobernantes.  Cuando nos azotaron Irma y María, Kid Ricky se burló de todos los que estaban sufriendo de necesidades y los que estaban muriendo en las calles a causa de que las ayudas que se supone que le llegaran, nunca llegaron por razones político partidistas.

En el chat, entonces se mencionó, por parte de una basura, que ahora mismo no recuerdo quien fue, que estaban buscando muertos para alimentar a los buitres.  Por cosas así es que ahora mismo Baby Mesías no esta en la gobernación.  Como olvidar la visita de Trump.  Todo el espectáculo montado por el KOI para hacerle ver al presidente de que aquí no estaba pasado nada y que todo estaba bajo control.  Como olvidar la visita de Ricky al refugio de los “guaynabitos” y la tirada de papel toalla por parte del presidente.  Como olvidar la famosa foto del “selfie” que se estaba tirando Ricky al lado del presidente.  Como olvidar.

Como olvidar a Pesquera.  El tipo más insensible del mundo en una posición donde se necesitaba que quien estuviera ahí, tuviera un poco de empatía con los ciudadanos a los que su agencia tenía que proteger.  Sesenta y cuatro muertos, decían ellos.  La gente se moría porque no tenían facilidades de llegar a los hospitales, y cuando llegaban, no tenían electricidad porque el gobierno no tenia, o no puso en funcionamiento, el plan de acción ante el desastre.  Se morían porque no podían darle terapias, pero eso no era importante.  Se morían porque no podían darle diálisis, pero eso no era importante.  Se morían porque no podían guardar un poco de insulina refrigerada, pero eso no era importante.

Lo importante para Pesquera, Ricky y el resto de ineptos que estaban en ese momento en la administración, era estar cogiendo aire acondicionado en el centro de convenciones, mientras se robaban lo que quedaba de país.

Eso queríamos, eso tenemos.

Eso ocurrió hace dos años y todavía las heridas de la gente de mi país no están sanadas.  Esas cicatrices aún están sangrando y están abiertas.  De cualquier sacudida, salen a relucir los miedos, obviamente, muy justificados.  No nos hemos recuperado, eso gracias al pichón de gobernador que, gracias a su trabajo escondiendo ayuda, no solicitando ayuda y haciendo un trabajo espectacular para mandar la credibilidad del país al carajo, pues ese presidente a quien alabó en sus visitas a la isla, pues no quiere enviar los fondos que son necesarios para levantar a este país.  ¡Gracias Ricky por tu excelente labor!

Ahora se preguntarán, ¿por qué ese recuento?  Sencillo, es para comparar lo que ocurrió hace par de días con el primer ministro de Las Bahamas con lo que hizo Ricky.  En la conferencia de prensa, antes de que llegara el huracán y se quedara estacionado por 36 horas en Las Bahamas (que eso está fuera de liga), el primer ministro, viendo lo que le venia encima a su país, se echó a llorar frente a todo el mundo.  Esa frustración de no poder hacer nada en contra de la naturaleza para proteger a su gente, lo marcó con una tristeza que no pudo aguantar en el momento.  Igual que Ricky, que al no aceptar lo que pasó aquí, se fue de hipócrita a ver el monumento temporero que se montó frente al capitolio en honor a las victimas del huracán.  El KOI en su máxima expresión, dando la proyección de que la primera familia estaba preocupada por lo que pasó.

Eso querían, eso tienen.

Dorian se quedó estacionado, literalmente en Las Bahamas.  Casi dos días azotando con vientos que fluctuaron entre las 110 y 185 millas sostenidas, con ráfagas que llegaron, según los informes periodísticos, hasta las 240 millas.  María cuando nos azotó estuvo aproximadamente doce horas con vientos entre 145 y 155 millas y eso dio miedo.  Así que se pueden imaginar el terror que pasaron los habitantes de estas islitas por espacio de dos días.  En verdad que tuvo que haber sido bien traumático.

Ahora Dorian va para la zona este de los Estados Unidos.  No va por la trayectoria original, por suerte, pero va a estar cerca de la costa.  Pero mientras los habitantes de la Florida se preparaban, el gobernador de la Florida ponía en acción el plan de emergencia, pues el flamante y brillante presidente de la gran corporación, se fue a jugar golf.  ¡Eso se llama empatía, coño!  Tienes encima un huracán categoría cinco que esta amenazando a la península que esta llena de republicanos, y a ti, presidente de cartón, te importa un carajo.  Por eso te llevabas tan bien con Ricky.  Son iguales.

Son tan iguales que ahora fue que el presidente se enteró que hay huracanes categoría cinco.  ¿En serio, loco?  En los pasados cuatro años, dos de los cuales ha sido presidente, se han formado cinco.  Pero eso debe ser normal para alguien que no cree que el calentamiento global esta jodiendo al planeta.  Cuando hagan la revisión de las escalas y establezcan que puede haber huracanes categoría seis, con vientos sostenidos de más de doscientas millas, pues entonces, ahí se va a acordar del derretimiento de los glaciales, la quema y destrucción de árboles, el calentamiento del centro de la tierra, los océanos, y el boquete en la capa de ozono.  Tener dinero no te hace buena persona.

Eso querían, eso tienen.

Ahora tenemos que ayudar a los afectados en Bahamas.  Si hay alguna forma de enviar ayuda, sin que alguna agencia gubernamental meta la mano, mejor.  ¿Recuerdan el avión y la barcaza repleta de ayuda a Venezuela que nunca llegaron a su destino?  A buen entendedor, pocas palabras bastan.

Si te gusta este escrito, puedes darle “LIKE” en uno de los botones de abajo.  Te puedes suscribir a ambas páginas, en Facebook Eso Querías, Eso Tienes y en WordPress, donde tienes que registrarte con tu correo electrónico.  Le puedes indicar a tus amigos y conocidos sobre la página www.esoqueriasesotienes.com.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.