Episodio CCXLVII (247) – La histeria de Dorian

27 de agosto de 2019

Introducción

En el fin de semana anunciaron tormenta.  Ya la niña símbolo de la meteorología empezó a hacer “Facebook live” y haciendo los códigos de galletas.  Me imagino que por estar haciendo eso las compañías que las distribuyen le pagan un “chenchito”, porque el estar promocionando marcas en la crisis no va a ser gratis.  Ya anunciaron que va a pasar al sur de la isla, bastante lejos, pero como quiera, hay que esparcir histeria por los medios de comunicación.

Eso fue en el fin de semana, porque en el día de hoy dio un giro hacia el norte que, en definitiva, va a hacer que nos pase por encima.  En esta ocasión, hay que darle gracias a Sara y a sus polvos porque gracias a ella, Dorian no se ha podido fortalecer.  Eso quiere decir que, si no hubiera sido por eso, tendríamos en estos momentos a María II.

Hay que llenar las tiendas de descuento para dejarlas sin agua y sin ron.  Mi pueblo todavía no se ha recuperado mentalmente de los acontecimientos de María e Irma.  Los medios de comunicación y los meteorólogos que hablan por ellos, tienen que tener cuidado en lo que informan.  Y la prueba fue lo que pasó en el fin de semana y lo que esta pasando en el día de hoy.

Eso querían, eso tienen.

Nos va a partir por el medio

En verdad que tenemos una localización estratégica.  Viene un huracán o tormenta, y estamos metidos en el mismo medio.  Aunque no hay que generalizar, hay veces que nos hemos librado.  Sin embargo, el problema es que después de María, todavía hay más de 20,000 personas que viven bajo un toldo azul.  Dos años después, mucha gente no ha podido restaurar su casa porque la ayuda nunca llegó, o porque los seguros nunca pagaron, o quien sabe, le pagaron algo y lo gastaron en baile, baraja y botella.  Aunque éstos fueron los menos, por culpa de ellos, es que hay gente que aún está pasando necesidades.

María nos enseñó lo que es vivir después de un huracán, pero no aprendimos nada.  Hay que ver como es que esta pasando exactamente lo mismo que pasó en el pasado y vivimos en un infierno por varios meses.  Si no me creen, pues vamos a repasar lo que pasó y que está ocurriendo ahora mismo:

  • Las filas de las gasolineras están ya insoportables.  ¿En serio? No las he visto de doce o trece horas, pero ya son bastante extensas.  Aunque en algunas estaciones dicen que son bastante organizadas, pero eso no es de confiar.  Ya veremos cuando empiecen a terminarse las reservas de las estaciones y haya que esperar por un camión que lleve la gasolina que no use tu carro.
  • La gente en los supermercados y las tiendas de descuentos llevándose de diez a doce cajas de agua.  Yo sé que se supone que no se puede creer en el gobierno porque botaron millones de botellas de agua que eran para los afectados (o sea, todos nosotros) del pasado huracán, y que siempre he tenido la sospecha muy certera que se hizo a propósito para beneficiar a las embotelladoras de agua del país, que dicho sea de paso, son grandes aportadores de las campañas políticas.  Esto causa que no se los que son más prácticos, y menos histéricos, no consigan ni una botella para hacer ejercicio.  Esa es una de las cosas que le tenemos que echar la culpa a Ricky.
  • Por último, y no menos importante, la dieta de los huracanes.  Si el viento, la lluvia, un rayo o el dióxido de carbono de las plantas eléctricas no te mata pues, a largo plazo, el sodio y los preservativos de los productos enlatados que te vas a comer, te va a tapar las venas.  Quizás estoy exagerando.  Quizás no es el mismo efecto de las bebidas gaseosas, que te matan las neuronas y te hacen un obeso diabético, pero está cerca.  Así que, contrólense con lo que comen, para que puedan continuar leyendo este blog.

Muchas de las cosas que están pasando y por la cual la gente tiene este síndrome post traumático es por la ineficiencia, mala fe, hipocresía e ineptitud de Ricky.  Todo lo que pudo haber resuelto, pero su mundo era una burbuja.  Decía lo que la agencia de publicidad le decía.  Hacía lo que sus allegados y la agencia de publicidad le decían que hiciera.  Nunca tuvo un plan, plan, plan para atender las emergencias.  Eso se descubrió esta semana cuando la gobernadora constitucional anunció que ella estaba firmando el plan de protocolos de emergencias que se supone se hubiera hecho hace dos años.  Quiere eso decir que, si el pasado año pasaba algo, nos volvíamos a joder.  Todo era capota y pintura. 

Pero eso querían, eso tienen.

Uno de los chistes más espectaculares en la primera conferencia de prensa fue la participación del director de la AEE.  Ese tipo tiene que ser un “stand-up comedian” espectacular.  Dijo que en caso de que hubiera huracán o tormenta, el servicio de electricidad volvería en tres o cuatro días.  Me imagino que eso es para ellos, porque para el resto de la humanidad, donde las conexiones eléctricas están hechas con chicle, saliva y cordones, a esos el servicio les va a llegar en mínimo, dos meses.

El caso es que, la gobernadora y él informaron que tienen materiales suficientes para la reparación del sistema, pero, si es así, ¿por qué no lo han utilizado para alumbrar y reparar los miles de áreas que llevan dos años como boca de lobo?  O sea, ¿que tienen todo ese material almacenado para hacer política?  ¿Estaban esperando otro huracán para entonces ser los “reyes de la llanura, los salvadores del mundo?  Por lo menos, y si es verdad, ahora ya tienen los acuerdos de colaboración con las compañías que se supone que hubieran llamado en un principio en la emergencia de María.

Eso hay que cogerlo con pinzas.  Quienes están detrás de la gobernadora, son los mismos que estaban detrás de Ricky.  Hay que recordar, “cogemos de pendejos hasta los nuestros”.

Eso querían, eso tienen.

Vamos a ver como se desarrolla la tormenta en el día de mañana.  A los empleados públicos y a las universidades y escuelas, tienen el día libre para salvaguardar su seguridad.  Para los que trabajamos en la empresa privada, es un día NORMAL DE TRABAJO.  Así que no se quejen.

Si te gusta este escrito, puedes darle “LIKE” en uno de los botones de abajo.  Te puedes suscribir a ambas páginas, en Facebook Eso Querías, Eso Tienes y en WordPress, donde tienes que registrarte con tu correo electrónico.  Le puedes indicar a tus amigos y conocidos sobre la página www.esoqueriasesotienes.com.

Advertisements

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.