Episodio CCCLXI (361) – Crónica de una noche en el hospital (Parte II).

19 de diciembre de 2020

Ya van casi tres semanas desde que mi amigo tuvo que estar en una estadía en el hospital por culpa de una piedra que tenia alojada en los riñones.  Para continuar con la historia, porque aun no ha acabado, pues le dijeron que tenia una sola piedra.  Y eso, que pensó que tenia una cantera, porque el dolor era descomunal.  Pero no, era solo una.  Eso sí, lo suficientemente grande como para salir por sí misma.

Entonces, lo dieron de alta como a eso de la una de la mañana, pero tenia un problema.  Como les mencione en la primera parte, lo transportaron en ambulancia, por lo que tuvo que dejar su vehículo en el estacionamiento de la sala de emergencias.  Entonces, a esa hora no había ni taxi, ni UBER, ni familia que lo fuera a buscar, por lo que estuvo deambulando en los predios del hospital por tres horas, mas o menos.  En cuanto abrió, la plataforma de UBER a las cinco de la mañana, pues entonces se puso en contacto con uno de los choferes, para que lo llevaran al área de origen.

Ese trayecto le salió en $12.  Para la distancia que recorrió estaba bastante razonable, pero me imagino que fue por la hora y que no había nada de tráfico.  Cuando llego a su destino, pues como les había mencionado, el carro no tenia batería, por lo que tuvo que llamar a asistencia en la carretera para que le prendieran el carro.  Cuando llego a su casa, ya eran las siete de la mañana.  Después de un baño obligatorio, principalmente por causa de la pandemia, entonces se recostó por fin después de 24 horas de esa aventura.

Ya en la tarde, pues tuvo que llevar la receta con innumerables medicamentos que le dieron para tratar de disolver la piedra y para el dolor.  En ese momento se sintió mas viejo de lo que es, porque le dieron mas medicamentos que si tuviera una enfermedad terminal.  Lo que si aprendió es que las Percocet son peligrosas y te dejan inútil por un día entero. No vuelve a tomarse una cosa de esas a menos de que sea necesario.  Y bien necesario.

En la última conversación con él en el día de hoy, me indico que cree que no le ha salido la piedra, porque, aunque no la siente en el riñón, si siente molestia en otra parte mas abajo.  No creí que tuviera que dar detalles, y menos por la ley HIPPA.  El caso es que, después de tres semanas, todavía la contraya piedra no lo deja.  Debe decirle que la ama para ver si coge miedo y se aleja.  Esas cosas siempre resultan.

Ya espero en los próximos días comenzar a escribir de las cosas que pasan en esta isla, de la transición de del gobierno que es lo mismo del anterior, de las pensiones de gente que no hizo su trabajo, de sus bonos de improductividad, los nombramientos de Wanda, los colgados no colgados de Tommy, la pandemia (de nuevo), etc., etc., etc.

Espero que a mi amigo se le vaya la piedra para que pueda hacer lo que se supone que haga.

Si te gusta este escrito, puedes darle “LIKE” en uno de los botones de abajo.  Te puedes suscribir a ambas páginas, en Facebook Eso Querías, Eso Tienes y en WordPress, donde tienes que registrarte con tu correo electrónico.  Puedes dar tu opinión sobre el tema discutido y puedes sugerir otros temas que pueden ser importantes a ser publicados.  También puedes escribir tus comentarios al correo electrónico esoqueriasesotienes@gmail.com.  Le puedes indicar a tus amigos y conocidos sobre la página www.esoqueriasesotienes.com.  Gracias por su patrocinio.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.