EPISODIO XIX

19 DE OCTUBRE DE 2018

Cuando la poca vergüenza rige nuestra sociedad

El asunto del incidente del maestro con el estudiante de “educación especial” ocurrido la semana pasada en un plantel de San Juan se está saliendo de proporciones. Había escrito en pasados días, en esa misma escuela hubo peleas entre estudiantes que pudieron ser causados debido al bien planificado cierre de escuelas de la princesa Keleher y nuestra administración de gobierno. Todo sea por ahorrase unos míseros $16 millones.

Muchas veces lo que uno hace para ahorrar, a la larga le sale más caro. Cuando uno se envuelve en el diseño de procedimientos para hacer que la operación sea más eficiente, tiene que ver todos y cada uno de los escenarios para que el resultado final sea el que se busca. ¿Hay posibilidad de que eso no ocurra y los resultados no sean lo que se espera? Puede pasar, pero con el monitoreo apropiado se pueden hacer los ajustes de tuercas para encaminar el proceso para llevarlo a cumplir con los objetivos. Pero como saben, eso no ocurre en la estructura gubernamental.

Más en la administración que tenemos actualmente, que hacen las cosas sin analizar y porque le sale de donde no le da el sol. El cierre de escuelas sólo lo vieron en cifras. Dólares y centavos. No tomaron en consideración las necesidades de las comunidades, y cuando si lo hicieron, fue cuando los miembros afectados protestaron. Esto sin tomar en consideración que muchas de esas estructuras ya varios “amigos del alma” las tenían vistas para sus proyectos “sin fines de lucro”. Esos alquileres de $1 fueron un negocio redondo para varias personas.

Tampoco vieron los problemas que podían pasar con los estudiantes si unían escuelas. Hay muchos que son muy aplicados, pero hay otros que son unas “joyitas”. Ahora viene el punto debatible, es más fácil que los estudiantes buenos se dañen a que los estudiantes malos se arreglen dentro del sistema actual. Eso no lo vieron los estrategas del departamento de educación, aunque estoy claro que se les comunicó y fue uno de los argumentos que levantaron las organizaciones de maestros. Me imagino que, con tristeza en el alma, los directivos le deben estar diciendo a Keleher “TE LO DIJE”.

A lo que iba, pues ahora resulta que esos mismos estudiantes, o facsímiles de estudiantes, o banbalanes en potencia, y candidatos fuertes a ser miembros de la población correccional de este país, pues le están enviando mensajes de amenaza hacia los maestros de esa misma escuela. Ya eso se esta saliendo de las manos. ¿Y la princesa no ha entrado? Dicho sea de paso, ¿dónde está? Desde que anunciaron que iban a comprar libros y poner las cámaras en las escuelas, se ha desaparecido. Para eso le pagan un cuarto de millón de dólares. Tengo la percepción de que no se quiere meter en esos problemas. Otra más para descalificarla al puesto que ocupa.

Pero eso querías, eso tienes.

De la misma forma que hay que denunciar esas cosas, también hay que resaltar las cosas buenas que se hacen en el sistema. Pues en una escuela de Corozal hicieron un movimiento que se llama “te sientas y te ubicas”, donde promueven el respeto al maestro. En verdad que las escuelas del campo son otra cosa. Acá en el área metropolitana tendrán más recursos, pero allá en el campo tienen más vergüenza y respeto.

Eso era todo, sean felices.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.