Episodio CCCXVI (316) – Crónicas de María (El Deja-vu)

20 de marzo de 2020

Introducción

Hoy fue mi primer día en cuarentena. Aunque en mi caso, va a ser un poco rara porque por la industria en que laboro es de las que están permitidas a mantenerse abiertas. Como quiera, ya tenia suficiente con estar encerrado en una oficina, para ahora estar encerrado en la casa. Como extraño el estar en la calle, visitar facilidades, hacer evaluaciones y, sobre todo, el contacto directo con la gente. Para ser un individuo sin amigos, soy bastante sociable.

El virus continúa campeando por sus respetos en el mundo. Lo que supuestamente empezó con una sopa de murciélagos cruda en China, ahora es una pandemia. Lo que supuestamente no iba a llegar porque, según la epidemióloga del estado y el anterior secretario de salud, China está bien lejos, pues llegó. Ahora si que se puede cumplir lo que dijo el “brother”, “Veo un futuro brillante sin puertorriqueños”.

Eso querían, eso tienen.

Volvimos a las filas

Dentro de mi encierro, tuve que salir un momento a comprar provisiones. Dicen que “no sólo de pan vive el hombre”, y eso es correcto. También vive de arroz, habichuelas, carnes, pescados, galletas, jugos, entre otros. Hay quienes incluyen la oración y los rezos, y al que así lo haga, pues felicidades. Muy bien por ellos. El asunto es que, de momento, vi algo que me horrorizó. Algo que hace dos años y medio le fastidió la vida a miles y miles de personas en este Macondo querido. Algo que era impensable, hasta hoy, que ocurriera. Y ese algo es, ver una fila para entrar a un supermercado.

Pero todo tiene su lógica. Y la lógica de estas acciones tomadas por las cadenas en el país es la siguiente; que el virus no se propague. Eso es aplaudible para esas mentes que lo pensaron. Sin embargo, hay un problemita en primera instancia. No están dejando entrar a la gente a la estructura, pero la fila están todos apiñados, sin respetar la regla no escrita de los seis pies de separación. Lo que quiere decir que, si en la fila entra alguien infectado, no hay “sanitizer”, ni “lysol”, ni “clorox”, ni nada que pueda detener el contagio en esa fila. Pero lo están haciendo bien, adentro “nadie se va a contagiar”.

Eso es lo que quieren, eso es lo que van a tener.

Volviendo a las filas, recordé esos momentos bestiales de convivencia social para comprar suministros. Recordé esas trece horas para comprar $20 de gasolina. Recordé que mientras, nosotros el pueblo plebeyo, estábamos pasando todas las necesidades habidas y por haber, Baby Mesías y su equipo de mercaderes de influencias, estaban en el COE, allí en el Centro de Convenciones, comiendo bueno y en aire acondicionado. Hacía eso mientras más de 3,000 personas morían por las necesidades que estaban pasando. Prohibido olvidar.

Prohibido olvidar cuando, la entonces secretaria de justicia, hoy gobernadora constitucional, se fue a Patillas para hacer un espectáculo mediático para acusar al alcalde del mal manejo de los suministros. Ese caso quedó en nada, pero Wanda nunca, nunca, nunca se puso a investigar los malos manejos de Unidos por Puerto Rico y de los vagones en las emergencias de los huracanes. Todos los implicados que tuvieran una tonalidad azulada y que fueran allegados Ricky, ella no los tocaba. La lealtad en la política paga, y Wanda le era excesivamente leal a Ricky. Aunque, una cosa que aprendimos en el proceso es que, las lealtades en la política con flexibles. Si no, pregúntenle al Tiburón Blance que le vende su lealtad al mejor postor, depende el beneficio que pueda obtener de la persona.

Pues eso querían, eso tienen.

Por desgracia, uno de los causantes de la crisis y que la gente se vuelva loca haciendo las cosas que no tiene que hacer es el mismo gobierno. Sé que el gobierno no puede hacer todo y que las personas, ciudadanos, individuos que viven en esta maldita y cochina colonia, tienen que hacer lo que les corresponde, que es cuidarse a sí mismos. La salvación es individual y el gobierno no puede estar veinticuatro horas detrás de ellos para decirles que tienen o que no tienen que hacer. En eso estamos de acuerdo. Sin embargo, el mensaje tiene que ser llevado por la gente más capacitada y no la que acomodaron por razones políticas y de panismo.

Descubrimos que la epidemióloga del estado no es epidemióloga. Lo único que tomó para capacitarse fue un curso del mismo CDC en la Gran Corporación que le da un certificado. Con un certificado se puede tener un poder bestial en esta isla. Obviamente, si tienes una pala, pues mejor. Volvemos a lo mismo que dijimos del anterior secretario de salud. La señora en su campo puede ser la mejor que existe en el país, pero como administradora y comunicadora es un fracaso. Si se le fuera a dar una nota, tendría D-. Tuvo una entrevista con López Mulero y se la comieron y se chuparon los huesitos con ella. Pero la politiquería en este país es así. Lleva a posiciones de importancia a gente inepta.

Pero eso es lo que quieren, eso es lo que van a tener.

Hablando de politiquería, pues vamos a dedicarle un párrafo a la legislatura. Además de haber clavado sin vaselina a los empleados de la empresa privada (algo que se puede discutir en un próximo episodio), se veían tan lindos con mascarillas y guantes y respetando el “distanciamiento social” en esa última sesión que tuvieron. Estaban todos bien juntitos y pegaditos. ¿Alguien les dijo que las dichosas mascarillas no previenen el contagio? Pero ellos se lo creían y rompieron todas y cada una de las recomendaciones que la gobernadora da cada vez que se para a hacer campaña, perdón, a orientar al país de las medidas bestiales que se están tomando para prevenir la propagación del virus. Ya vemos porque tenemos la representación que tenemos.

Para prevenir, hay que tener conocimiento sobre lo que se esta luchando. El conocimiento para atacar al virus no esta escrito porque es una cepa nueva y más resistente de un virus que moría con “Lysol”. Sin embargo, para prevenir las muertes hay que hacer pruebas y, en un principio, el gobierno y su departamento de salud se negaban a hacerlas. Por eso, debe haber muchos casos por ahí sin diagnosticar. Hasta ahora son catorce. No se sabe nada de la doñita italiana del caso del Costa Luminosa. ¿Esta viva? ¿Esta muerta? ¿Esta en recuperación? ¿Su esposo desarrolló síntomas? ¿Esta vivo? ¿Murió? No sabemos nada, y que no vengar a decir que es por Ley HIPPA, que hay cosas que, si se pueden decir, aunque no se entren en detalles específicos. Pero no le podemos pedir mucho a nuestros dirigentes, que mucho hacen que caminan y respiran a la vez.

Pero eso es lo que tú quieres, eso es lo que tú tienes.

Si te gusta este escrito, puedes darle “LIKE” en uno de los botones de abajo. Te puedes suscribir a ambas páginas, en Facebook Eso Querías, Eso Tienes y en WordPress, donde tienes que registrarte con tu correo electrónico. Puedes dar tu opinión sobre el tema discutido y puedes sugerir otros temas que pueden ser importantes a ser publicados. Le puedes indicar a tus amigos y conocidos sobre la página http://www.esoqueriasesotienes.com. Gracias por su patrocinio.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.